Flacacross – La bicicleta de Satanás

Publicada en Publicada en Blog

Sí, le he puesto a mi flaca ruedas de ciclocross o mixtas, pero antes de que os echéis las manos a la cabeza y llenéis la entrada de todo tipo de insultos, os pongo en contexto y explico mis argumentos para este cambio:

  • Tiempo: Trabajo y salgo tarde así que me queda poco tiempo para la bici y mi vida personal (pareja, familia, etc). Muchas veces cojo la mtb pero en otras el entreno manda y toca coger la flaca.
  • Zona de entrenamiento: Normalmente voy al aeropuerto de Barcelona porque hay poco tráfico. Para ir hasta allí tengo dos opciones: bici por carretera o coche.
  • Riesgo: Pues sí, salir de noche con la bici de carretera tienes sus riesgos, además,  has de sumar la ansiedad de la gente por llegar a casa y la poca luz/visibilidad. Llamarme cagao pero a mi me acojona/infunde respeto. Y si por lo que sea tengo que subir un mini-puerto ya ni te cuento. Sinceramente, no vivo de esto, todo lo contrarío, gasto y mucho.

Juan tuvo la genial idea de poner las cubierta mixtas a la flaca y tras probarlo, puedo decir que me ha sorprendido:

Pros

  • Me esperan en casa: Evito las zonas de tráfico y me desplazo por caminos alternativos libres de tráfico; reduzco el riesgo y mi familia está más contenta y tranquila.
  • Económica: Tengo 3 bicis en casa, una cuarta, la de ciclocross, sería demasiado e iría de cabeza bajo un puente. 
  • Comportamiento: Desliza bien en asfalto, da seguridad y en pistas limpias va francamente bien. Donde si se nota es en las subidas por carretera ya que se nota el agarre y si sales en grupo, has de dar un poquito más.
  • Ameno: Las salidas se me hacen más divertidas, combino tramos aburridos de carretera con alguno de pista.

Contras

  • Mantenimiento: Se llena de mierda y ya sabemos que implica.
  • Diseño: Es como intentar que un Fórmula 1 haga un rally, creo que bien no pinta. En pistas limpias va muy bien, si sales de ahí la cosa se empieza a complicar.
  • Rotura: El tiempo lo dirá, opino que lo que más sufre son las ruedas (menos radios), del resto, quiero pensar que estos trastos están diseñados para aguantar esto y más.

 

Conclusión

Me van a echar de casa, voy a por una bici de ciclocross ya que me ha encantado la sensación de velocidad en pistas, los entrenamientos combinados y sobretodo la libertad que me da. La KTM Canic CXA tiene todas las papeletas para ser la elegida y ya que estamos, si te interesa mi flaca ya sabes 😉

Montar estas cubiertas me ha costado 30€ aproximadamente (pasar por la tienda y preguntar a Juan). Entiendo que si eres carretero todo lo que te he contado te da igual y me odiarás, pero si te has sentido identificado con algunos de mis argumentos, creo que es una buena opción hasta cierto punto.

Y bien, ¿sacrilegio? ¿herejía? ¿estás tonto? ¿aceptamos barco? queremos saber tu opinión!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *